Archivo de la etiqueta: periodista

Interpretación y profundidad: la Crónica y el Reportaje

La crónica y el reportaje son otros dos géneros periodísticos que, junto con la entrevista, son habituales en nuestros medios de comunicación. En ocasiones, sobre todo para el público, es difícil distinguir el uno del otro. Pensarás, “¿y qué más da? Yo lo que quiero es tener una información buena y veraz”. Podría responderte con el consabido “el saber no ocupa lugar”, pero creo que te mereces mucho más, una razón mejor para conocer y saber distinguir entre los diferentes géneros.

Ya hemos tratado la entrevista y has podido atisbar cómo se escribe una noticia si has leído la entrada de Bloggy Mary sobre las notas de prensa. Además, en ambos casos, es fácil distinguir qué es qué. La cosa se complica ahora porque, en realidad, pocas veces existe la pureza absoluta, al igual que no existe la objetividad total (todos somos personas y, por lo tanto, subjetivos).

periodista

Vamos a empezar por lo básico: ¿sabrías distinguir una crónica de un reportaje? Me dirijo a la Real Academia de la Lengua (RAE) que, la verdad, aclara poco. Sobre la primera, define que es un “artículo periodístico o información radiofónica o televisiva sobre temas de actualidad”. Mientras que sobre el segundo, explica que se trata de un “trabajo periodístico, cinematográfico, etc., de carácter informativo”. Sin embargo, incluye dos palabras esenciales: actualidad e información.

Por su parte, Wikipedia define la crónica como “un género periodístico. Se las clasifica como “amarillas” o “blancas” según su contenido. Las “amarillas” tienen material más subjetivo y generalmente la voz autorizada es una persona o ciudadano común; las “blancas” usan material más objetivo y la voz autorizada es, generalmente, la autoridad, un profesional, etc.”. Y reportaje, según esta enciclopedia online, es “un género periodístico que consiste en la narración de sucesos o noticias de cualquier tipo, los cuales tienen que ser actuales”. Volvemos a hablar de actualidad solo que al revés: la RAE dice que la crónica debe ser actual y Wikipedia asegura que esta es una de las principales características del reportaje. ¿En qué quedamos?

Pues en que la RAE tiene razón. La crónica periodística siempre debe ser actual y el reportaje puede serlo o no. Esta es pues una de las diferencias entre los dos géneros. Pero hay varias más.

Si te digo la verdad, nunca había visto diferenciar las crónicas entre amarillas y blancas pero lo que sí es cierto es que incluyen el subjetivismo en la información. Se trata de que el periodista, teniendo un profundo conocimiento del tema, exprese no solo lo que ocurre, sino también qué consecuencias piensa él que puede tener esa información, es decir, que interprete un hecho y no solo lo explique. El reportaje es más objetivo. Así, según el grado de aportación por parte del profesional, podemos establecer una línea de situación de menos a más subjetivo, que sería el siguiente.

Géneros periodísticos según objetividad

Por cierto, una “persona o ciudadano común” no hace crónicas, emite una opinión. Creo que aquí Wikipedia ha errado porque ha confundido artículo de opinión o carta al director con Periodismo. Tampoco una autoridad hace crónicas, sino artículos de opinión o análisis.

El Periodismo lo hacemos los periodistas y la crónica es un género periodístico. El reportaje puede serlo o no (¿qué son los documentales sino grandes reportajes?), pero nos centraremos en que sí.

Otra de las diferencias estriba en la duración. Mientras la crónica está más resumida, el reportaje tiene una extensión superior.

Pero, si te parece, la mejor forma de entender las diferencias entre una y otro es verlo y comparar. He escogido para ti dos ejemplos, ambos de TVE.

El primero es una crónica de Lorenzo Milá sobre un tornado que asoló Oklahoma el 23 de mayo de 2013. Fíjate cómo narra los hechos y en su inconfundible estilo.

El segundo es un reportaje de Informe Semanal. Si te das cuenta, las opiniones vienen de las diferentes partes implicadas. Se titula “S.O.S. sector naval”.

Si vamos a los medios escritos, te pongo dos ejemplos también: “La edad de oro del turismo español” y “Cocineros tuiteros”. ¿Sabrías decirme cuál es cuál?

En resumen, la crónica es interpretativa, suele tener continuidad o bien por el periodista o por el tema (crónica de toros, crónica social,…), permite que el periodista muestre su propio estilo y este suele ser muy reconocible, es habitual en el caso de los corresponsales y de los enviados especiales, es más breve que el reportaje y, por último, destacar que, sea como sea, siempre es informativa.

Por su parte, el otro género que nos ocupa es objetivo (dentro de lo que humanamente es posible), se trata de una noticia mucho más extendida lo que permite dar un mayor número de datos y perspectivas, y ser o no de máxima actualidad pero suele originarse en un hecho que sí lo es.

Respondamos pues a la pregunta de por qué es importante conocer los géneros periodísticos; te permite valorar si la información que recibes tiene un componente de interpretación por parte del profesional o es una noticia “objetiva”, tratada con profundidad, en la que se explica, normalmente en boca de las partes implicadas y de expertos, los antecedentes y las posibles consecuencias del hecho.

Y bien, ¿te he convencido sobre la conveniencia de distinguir entre los diferentes géneros informativos? ¿Cuál te gusta más? ¿Añadirías alguna otra diferencia entre crónica y reportaje?

Anuncios

Las Entrevistas en la Comunicación

Hace dos semanas estuvimos hablando sobre las entrevistas como género periodístico y me comprometí a hablar de ellas desde la perspectiva de una gran herramienta de comunicación para un gabinete, departamento o profesional. Y como lo prometido es deuda, aunque una entrega después de lo anunciado, aquí tienes la entrada correspondiente de Bloggy Mary.

Entrevista en Comunicación

Dos son las formas en las que puede originarse una entrevista a uno de nuestros clientes: generada por alguna acción previa que hayamos realizado (nota de prensa, comunicado, presentación, etc.) o solicitada por el medio o bloguero sin que exista un hecho previo originado por nosotros.

Es importante esta diferenciación porque, en el primer caso, conocemos los hechos que han dado lugar a la entrevista y podemos suponer las posibles preguntas, cuyas respuestas estarán en la mencionada acción o en las consecuencias que pueden derivarse de ella. Si por ejemplo hablamos de la presentación de un informe, es posible que no lo hayamos contado todo durante el acto, cosa bastante habitual por cuestiones de tiempo, y serán los medios los que busquen respuestas, algo que nosotros deberemos tener en cuenta.

En el segundo, hemos de solicitar toda la información que sea precisa para hacernos un mapa de situación. Lo interesante es que nuestro cliente, para que le llame un periodista, se debe haber convertido en un referente dentro de su sector, y así hemos de vendérselo a él, sobre todo, si es reacio a realizarla y sabemos que es conveniente que la haga.

Búsqueda de información

Sea como sea, a parte de pedir un guión inicial de las preguntas que se formularán, hemos de saber lo siguiente:

  • ¿Entrevistará a más personas o solo al cliente?

  • Si hay varios especialistas que van a intervenir, ¿quiénes son? Hay que informarse sobre ellos y sus opiniones.

    • Al hablar de radio, de televisión o de videoconferencia, sería interesante saber si estarán al tiempo con nuestro cliente en el estudio, si intervendrán uno detrás de otro, unos en estudio y otros por teléfono, etc. Es decir, debemos saber la estructura que tiene pensada el periodista.

  • ¿Será por cuestionario, por teléfono, por videoconferencia o en vivo y en directo (sobre todo, si se trata de una radio o una televisión)?

    • Por cuestionario: fecha de envío y fecha tope de entrega de las respuestas.

    • Para el resto de los casos, día (mejor si nos da un par de opciones) y hora (al menos, mañana o tarde).

  • ¿Es el cliente quien debe desplazarse o lo hará el profesional? Cuando es el primer caso, debemos preguntar la dirección. Para el segundo, hemos de preparar un lugar apropiado.

  • Si no se va a emitir en el momento, en radio y televisión, ¿estará grabada? ¿La pondrán entera o harán cortes (reportajeada)? ¿Será un falso directo?

  • ¿En qué programa, sección o semejante se emitirá? Cuando no conocemos la publicación, hemos de pedir que nos manden un ejemplar (o que nos diga dónde conseguirlo) o un vínculo para analizar qué tipo de contenidos hacen, cuál es su tratamiento habitual y qué estilo tiene el periodista.

  • ¿Cuál va a ser la duración de la entrevista?

Todo ello es importante porque nos permitirá orientar al cliente en su Comunicación y establecer un cuestionario con las preguntas que pensamos que saldrán durante la entrevista. Hay que ponerse en la piel del profesional y del público del medio o del blog y hacer una tormenta de ideas para que no quede ningún aspecto al azar que pueda dejar en evidencia al cliente.

Cuestionario

A este respecto, además de responder por escrito (así se fijan más las contestaciones) al cuestionario que hemos establecido como posible, sin soslayar los temas más complicados, tenemos que destacar un máximo de tres ideas que nos interesa que se vayan repitiendo a lo largo de la entrevista. Hay que tener mucho cuidado al elegirlas y a cómo y de qué manera exponerlas para que no suenen a publicidad, algo que los periodistas odian y que puede hacernos perder su confianza.

Para ello, la formación de portavoces es un punto muy a tener en cuenta en toda estrategia de Comunicación. La correcta elección de estos y el entrenamiento necesario nos evitarán más de un problema. Hablaré del tema en otra entrada.

No me voy a extender sobre cómo vestir si el cliente va a una televisión, porque ya traté sobre ello, o qué indumentaria ha de ponerse, pues creo que a nadie se le ocurriría, en general, recibir a un medio en pantalón corto y con camiseta (es válido lo que expliqué en su momento en la entrada “Protocolo en el vestir para mejorar tus oportunidades”), pero sí quiero darte unas nociones breves sobre el lugar donde ha de realizarse la entrevista en el caso de que sea el periodista el que se desplace.

La mejor opción suele ser el despacho del cliente, si lo tuviera. Antes de que llegue el profesional, hay que hacer una revisión general de este para comprobar que no haya nada que dé una mala imagen. Estarás conmigo en que no es lo mismo un despacho ordenado, que uno donde se acumulan los papeles por cualquier parte, por ejemplo. Creo que habrá pocos pero supón que viene un bloguero pro defensa de los animales y en el lugar hay, como pisapapeles, el colmillo de un elefante. Te parecerá exagerado pero es para que veas lo importante de no dejar nada al azar.

Despacho

¿Qué imagen te da este despacho sobre su ocupante?

Otra opción es habilitar una sala de reuniones. De todas formas, elijas el sitio que elijas, no debe haber interrupciones telefónicas ni corporativas (la secretaria, el director de departamento que viene a hacer una consulta, etc.). Hay que dejar cerrada la agenda el tiempo que nos haya indicado el periodista que durará la entrevista y añadir algo más como precaución. Móviles, teléfonos e interrupciones inoportunas quedan totalmente prohibidas.

Por cierto, lo lógico es que el profesional llegue unos minutos antes de la hora establecida. Así que, como departamento, gabinete o persona que lleva la Comunicación, has de atenderle hasta que el cliente pueda recibirle. Cuidado con esos momentos porque, en ocasiones, con tal de sacar un tema de conversación, podemos hablar demasiado y decir algo que no debemos. Si no tienes mucha experiencia en este campo, prepárate tú también previamente; despliega tu buena educación y tu experiencia como anfitrión.

Como siempre, el sentido común es tu mejor guía. A parte de lo que te he comentado, ¿añadirías algo más?

Ruedas de Prensa (parte 2): Protocolo

La semana pasada empezamos, en Bloggy Mary, a hablar sobre las ruedas de prensa, en concreto, cuándo hay que convocarlas y esbozamos algo de los preparativos. Para hoy dejamos la parte del Protocolo, es decir, cómo organizarlas.

Rueda de prensa

Foto de Google

Lo que dijimos hace siete días sigue siendo válido: ponte en la piel de cada uno de los convocados para saber sus necesidades y cómo satisfacerlas. Si te parece, primero profundizaremos en los preparativos, algo imprescindible para que todo se desarrolle a la perfección; te explicaré después el durante y, brevemente, qué ocurre una vez que finaliza. Terminaremos hablando de futuro.

Una vez que estamos seguros de que la información que vamos a dar a los medios tiene la suficiente relevancia para convocar una rueda de prensa, lo primero es elegir fecha y hora. Hay varios lugares en Internet donde puedes comprobar la agenda de la semana y evitar cruzarte con otros eventos de interés: consúltalos y, sobre todo, fíjate en tu competencia y en actos del máximo nivel para tu sector. Por ejemplo, si el tema es de política, no lo pongas cuando haya un consejo de ministros o una reunión al más alto nivel; tendrán preferencia sobre ti.

fecha y hora

De entrada, los lunes y los viernes son malos días, solo tienes que recordar cómo te sientes cuando llegan y las cosas que tienes que hacer. Así pues, mejor de martes a jueves. Un punto importante es el cierre de las revistas. Las mensuales publican, dependiendo de cuáles, hacia el 15 o el 20 del mes anterior a la fecha de portada. Hay muchas que ya tienen concluido el número de julio y adelantado el de agosto, y estamos a 30 de mayo; el de junio lleva un par de semanas en quiosco. Tenlo muy en cuenta si quieres que vayan y que publiquen. Por ejemplo, si vas a sacar un videojuego y el lanzamiento es en septiembre, ahora es el momento. Puedes vetar que publiquen nada hasta una determinada fecha al resto de medios que tienen una periodicidad inferior. Eso los periodistas lo entienden y lo respetan.

Es preferible que sea por la mañana. Tienes que recordar el horario de los medios: reunión de redacción y reparto de temas, cubrir noticias, redactar, montar y locutar,… Los impresos tienen una hora de cierre y los audiovisuales momentos en los que han de entrar en directo o tiempo para hacer la grabación para que salga en el informativo. Teniendo esto en cuenta, lo mejor es que sea entre las 10:00 y las 12:00; no debe durar más allá de las 13:00. Sin embargo, todo depende de tus objetivos y de lo que quieras trasmitir. A veces, romper las reglas supone un éxito, siempre que tengas en cuenta, como comunicador y como cliente, que también puede ser un rotundo fracaso.

El local donde se vaya a realizar la rueda de prensa es muy importante. Debe reunir unas condiciones mínimas de comodidad, temperatura, conectividad, iluminación y seguridad para todos. Ha de estar en un lugar con buena combinación. Si queremos que sea a las afueras de la ciudad por diferentes motivos, mejor contar con zonas de aparcamiento o alquilar un medio de transporte para llevarles, que parta de un sitio céntrico y bien comunicado. Además, puedes decorarlo acorde con la temática de lo que se vaya a presentar. En general, olvídate de florituras sin sentido y verte a lo práctico, a impactar pero cuidando al máximo los detalles, no de la decoración sino de las personas que van a estar allí.

sala

Sin embargo, no te olvides de las sillas, que han de ser cómodas, de puntos de apoyo, de los micros, la pantalla para las presentaciones y de lugares donde puedan conectarse las cámaras de televisión y las radios, sobre todo, si hay directos. Piensa en cómo ubicarás a los periodistas y blogueros: ¿en una mesa imperial o en “U”? ¿En formato teatro? ¿Va a ser retransmitida? ¿La haremos en la calle (mejor evitarlo)? Etc, etc, etc.

Haz un listado de los medios de comunicación y, dentro de ellos, de exactamente los periodistas que llevan ese tipo de noticias. Si no sabes quiénes son, llama al medio. En el caso de los grandes, suele haber una secretaria de redacción que te puede ayudar. También puedes preguntar por la sección concreta. Para los pequeños, la telefonista es una opción o pedir que te pasen con redacción. El redactor jefe es el que, al final, decide los contenidos, es decir, tiene la última palabra. El periodista puede apoyar una determinada información con fuerza y acabar convenciendo a su superior. Ten en cuenta ambas cosas a la hora de elegir a quién enviar la convocatoria aunque, siendo de interés, cualquiera de los dos destinatarios es válido.

Por cierto, no te olvides de las agencias de noticias (EFE, Europa Press, etc.); son muy importantes para llegar a los medios que no han podido asistir. Y recuerda convocar también a los blogueros.

El envío se suele hacer unos días antes, ponle una semana, y se manda un recordatorio a dos días o tres de la celebración de la rueda de prensa. Es entonces cuando llamas para confirmar. Los medios audiovisuales y las agencias es raro que te confirmen hasta el mismo día, una vez hayan celebrado la reunión de redacción, o con suerte hasta la tarde anterior.

dossier

Has de preparar una buena documentación para entregar a los periodistas y a los blogueros según vayan llegando a la rueda de prensa. En la carpeta, debe estar un dossier de la empresa que incluya, además, las biografías de los que vayan a participar, y los datos ampliados de lo que se va a explicar (estudios, gráficos, etc.); también ha de incluir una nota de prensa que exponga la información con criterios periodísticos. Todo ello debe ir en formato impreso y digital. En este último caso, hemos de adjuntar las fotografías y logotipos que puedan ilustrar la noticia. Si volvemos al ejemplo del videojuego, estaría bien entregarles una versión beta para que ellos puedan probarlo con tranquilidad. Hemos de incluir los datos de contacto para ampliar información.

Con las nuevas tecnologías, puedes prescindir del CD y colgarlo en una zona de tu web con acceso restringido o no a los medios y blogueros de interés. Lo primero te puede servir para completar tu agenda al crear el formulario de inscripción (cuidado, solo hay que pedir lo estrictamente necesario); lo segundo te permite que cualquier persona pueda entrar y darle mayor difusión. De ti depende la elección.

Por último, hemos de pensar qué personal será necesario para cubrir todos los frentes durante la celebración y quién hará qué.

Conformidad con el tratoHablemos brevemente de la rueda de prensa en sí. Como hemos visto, cuando llega el periodista o bloguero se le recibe en la puerta, donde se le confirman los datos (persona, medio y, si no lo tenemos en el listado, dirección de correo electrónico), se le entrega la documentación y se le guía al lugar. Cuando se trata de fotógrafos y cámaras de televisión, se les indican las mejores ubicaciones para que puedan realizar las tomas de imágenes con comodidad y los puntos donde disponen de conexiones. Y, si es el caso, a todos ellos se les ofrece un café, zumo, refresco o similar, por lo que debemos tener en cuenta, con anticipación, este hecho: compras, lugar donde pueden depositar las tazas mientras hacen su trabajo, etc.

La rueda de prensa ha de ser breve. Intenta que no sobrepase la media hora para dejar tiempo al turno de preguntas, algo muy importante. Previamente habremos asesorado a los portavoces y ensayado con ellos las posibles preguntas con las respuestas que tendrán que dar. Del asesoramiento hablaremos en otro momento.

Al final, puedes ofrecer un cóctel para que periodistas, blogueros y convocantes puedan departir con calma y en un ambiente más relajado.

Ya todo ha terminado. Es el momento de mandar la información a los medios no asistentes en el plazo más breve posible; lo mejor, antes de que pase una hora desde que la conclusión de la rueda de prensa y mientras tiene lugar el cóctel, si es que lo hay. Con mayor tranquilidad, se gestionan las posibles entrevistas, se evalúa cómo ha resultado todo y, poco a poco, se van recogiendo los impactos.

No me extiendo más, solo recomendarte esta presentación que explica qué hacer cuando nos revientan una rueda de prensa y os da otra serie de claves de interés.

Como siempre, me gustaría saber tu experiencia si has organizado una rueda de prensa y si has participado o asistido a alguna. Y también si añadirías algo más a lo expuesto.