Archivo de la etiqueta: periodismo

Felices Vacaciones

Este año está siendo intenso e intensivo y eso pasa factura. Por ello, con tu permiso, me voy a tomar unas pequeñas vacaciones en Bloggy Mary durante el mes de agosto. Volveré en septiembre con fuerzas renovadas y muchos temas sobre los que tratar, que las ideas no me faltan.

Sin embargo, necesito desconectar en lo posible de tecnología. Sigo estando activa en Twitter y continúo llevando las redes de mis clientes, pero he bajado el ritmo, como habrás notado, si me sigues.

No obstante, aprovechando que ahora tienes más tiempo, te voy a recomendar los cinco artículos que este año están teniendo más éxito en Bloggy Mary, por si te has perdido alguno o te apetece repasarlos. Son los siguientes:

Cómo es la Comunicación actual, más allá de las Tendencias

Reinterpretación sistema PESO - Comunicación María Rubio

Protocolo, Respeto y Educación

el rey recibe a Ana Oramas

Fotografía del diario ABC

Cómo medir la Comunicación Interna

Cómo medir la Comunicación Interna

De la Radio al Audio

conceptos que engloba el audio online - iab

Margallo me llama terrorista por ser de Protocolo

"Solo los tontos se burlan del Protocolo. Simplifica la vida", Charles-Maurice de Talleyrand

Infografía de María de la Serna (Protocolo a la vista)

Y nada más. Sigo a tu disposición en los comentarios del blog y en Twitter. Nos leemos en septiembre.

¡¡Felices vacaciones!!

Felices vacaciones

María Rubio

Anuncios

La Comunicación de la Marca Real “Felipe VI”

Sí, es cierto, voy a tocar el unitema de esta semana y, con toda probabilidad, de todo lo que nos queda de primavera, como mínimo. Pero es que analizar lo ocurrido desde el pasado lunes, es una oportunidad demasiado sabrosa como para desaprovecharla.

cara guiñando ojo

Ya lo escribí en Bloggy Mary hace año y medio: el trabajo de Comunicación de Casa Real se estaba decantando con claridad hacia una mayor transparencia (incluso se han publicado las cuentas) y a desvincular, sobre todo, a los Príncipes de Asturias, de los escándalos que habían saltado y que, como son de sobra conocidos, es reiterativo volver a ellos.

Con la abdicación al trono de Juan Carlos I, se han borrado de un plumazo los problemas que pudieran causar las sentencias y las imputaciones a la infanta Cristina y al cónyuge. ¿Por qué? Pues porque dejan de ser parte de la Familia Real, a partir del 16 de junio, fecha en la que, con toda probabilidad, se proclamará rey a Felipe VI.

Desde ese instante, el núcleo familiar solo se compondrá de cuatro personas: los nuevos reyes y sus hijas, que serán Princesa de Asturias e Infanta de España respectivamente. Si exceptuamos a los exreyes, que aún desconocemos qué posición ocuparán (Condes de Barcelona, tal vez), el resto de sus vástagos y parejas, y el resto de sus nietos, estarán en el mismo lugar que, hasta ahora, han tenido las hermanas y los demás miembros de la familia de D. Juan Carlos. Ahí lo dejo.

Nueva Familia Real de España

Se trata de una vuelta de tuerca que coloca a la Infanta Cristina y a Iñaki Urdangarín en una posición delicada, sin la protección, al menos en el primer caso, que le daba pertenecer a la Familia Real. Además, Felipe VI podría, si así lo considera, dejarles sin títulos nobiliarios… ¡Quién sabe!

La Comunicación ha sido fantástica, desde mi punto de vista. No se ha filtrado ni el más mínimo rumor. Algo que es difícil de conseguir en un momento de “infoxicación” como el actual y, encima, sabiéndolo los líderes de los principales partidos desde hace un par de meses largos. ¿No se lo habrán contado a sus equipos directivos? Si lo han hecho, olé por su discreción.

Como es lógico, también debían conocer la noticia en la jefatura de prensa de Casa Real para poder preparar hasta el más mínimo detalle y anticipar lo que se les venía encima. Nadie filtró nada, nadie dijo nada, ni siquiera off the record, por lo visto. Está claro que la selección de los pocos informados ha sido perfecta, en plan “solo para tus ojos y para tus oídos”.

Y el 21 de mayo, se abre la cuenta de Twitter de Casa Real, algo que solo dos semanas después ha cobrado sentido. Es curioso que existiendo la web, Prensa haya elegido al microblogging para dar a conocer la abdicación a la corona. Desde mi punto de vista, es una forma más de mostrar una imagen moderna, acorde a los tiempos que viviremos con el nuevo rey. Ahora todo cuenta: hay que desarrollar la “marca real” de Felipe VI.

Comunicación de la Marca Real Felipe VI

Si te fijaste en el vídeo donde el actual rey explica el porqué de su abdicación al trono, a su izquierda y casi siempre en solitario, estaba la foto en la que aparecían las dos generaciones de herederos: Juan Carlos I, con D. Felipe y con la Infanta Leonor, próxima Princesa Leonor. Nadie más ni nadie menos. Una escena muy estudiada y que deja a las claras quién es quién a partir de ahora.

Fotograma mensaje de abdicación al trono de Juan Carlos I

Me imagino el trajín de Jefatura de Prensa de Casa Real para planificar la despedida y siempre con la máxima discreción. Borradores de documentos para aprobar, de guiones a los que dar “luz verde”, de idas y venidas, de decisiones sobre qué actos vendrían justo después del anuncio y cómo aprovecharlos, etc. No es casual que fuera al día siguiente, en El Escorial, donde aparecieran los dos juntos, en un acto castrense previo a la reunión del capítulo de la Orden de San Hermenegildo, convocada con motivo de su segundo bicentenario.

¿Qué quiere decir esto? Pues que, simbólicamente, el rey cede a su sucesor la jefatura máxima de las Fuerzas Armadas españolas.

Ayer los actuales Príncipes de Asturias presidieron la entrega del premio Príncipe de Viana 2014. Leyre (Navarra) ha sido el lugar perfecto para que el futuro Felipe VI expusiera toda una declaración de intenciones. No te quepa la menor duda de que esto tampoco ha sido casual, sobre todo, porque ha aprovechado la oportunidad para dar el relevo aquí, como ocurrirá con los premios Príncipe de Asturias, a la nueva heredera al trono.

Como ves, tanto la abdicación como los actos posteriores están estudiados hasta el más mínimo detalle. Al igual que la insistente presencia del príncipe en Cataluña en los últimos meses. De hecho, se ha destacado en los informativos de TVE, que el futuro rey habla tres idiomas: inglés, francés y catalán. Otra vez, no se está dando puntada sin hilo.

Lo único, en su momento, que me chirrió de la planificación que han hecho desde Casa Real es que fuera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que anunciara la noticia. Sin embargo, creo saber el porqué. Se supone que Rajoy es el representante de los españoles. La imagen que se ha querido dar con ello es que la monarquía sigue sustentándose en la soberanía nacional, según reza el artículo 1 de la Constitución:

Constitución española - la soberanía reside en el pueblo

Como ves, el análisis de lo que está ocurriendo, desde todos los puntos de vista, Comunicación, Periodismo y Protocolo, es apasionante y un momento histórico, sea cual sea tu inclinación política.

Estoy deseando ver cómo se suceden los acontecimientos porque, recuerda, nada se ha dejado al azar y llevan preparándolo, como mínimo, desde febrero o marzo. Desde este punto de vista, observa ahora el mensaje de abdicación del rey que se colgó en la página de YouTube de Casa Real (de nuevo, modernidad):

¿Qué te ha parecido cómo se está llevando el relevo en el trono? ¿Crees, como yo, que están bordando la comunicación? Si opinas otra cosa, ¿qué fallos has visto?

Gracias por tus comentarios y por compartir.

María Rubio

Los Editores de Diarios siguen mareando la perdiz

El pasado 2 de diciembre fue la fecha elegida por la AEDE (Asociación Española de Editores) para dar unas conferencias sobre el sector en las que se aprovechó para presentar el “Libro blanco de la prensa diaria 2014. Y ya que hablamos de aprovechar, este hecho me sirve como excusa para hacer una reflexión sobre una parte básica del Periodismo y también el origen de este: los medios impresos.

No tuve la suerte de asistir a las jornadas donde, por lo visto, se apostó por un lujo impropio de un momento como el actual, y más con la que está cayendo en los periódicos. Tampoco he leído el informe completo (cuesta 43 €). Sin embargo, la nota de prensa emitida por la AEDE y las noticias aparecidas en agencias y medios, me permiten hacerme una idea de lo que allí se trató.

De entrada, se destacó que aumenta el número total de lectores de diarios, si sumamos las versiones digitales y en papel, gracias a las primeras, claro, porque las impresas siguen cayendo en picado, al igual que la publicidad. No obstante, hablan de complementar unas y otras en este aspecto, cuando deberían pensar en un precio único que lo comprenda todo. También se expuso la necesidad de pagar por la información y de apostar por la personalización, tanto de las noticias que se ofrecen al público como de los anuncios.

Se echaron unos cuantos “balones fuera”, culpando de la situación a los buscadores porque restan lectores y rentabilidad; y al gobierno, como no, que debe dar más subvenciones y mayor protección, amén de regularizar mejor la distribución con nuevas leyes. Además, es necesaria una reestructuración de esta.

Por último, defendieron la importancia de los periódicos como un medio “creíble, riguroso y detallado”, algo que se ha trasladado a las ediciones digitales, de ahí que cuando sucede algo importante, el público se dirija a ellos, para informarse.

Hasta aquí, en resumen, lo que piensan. No sé qué te parecerá a ti pero para mí es más de lo mismo. Se siguen anclando en el pasado y no ven el futuro… o no quieren verlo, porque tontos, desde luego, no son. Vayamos por partes.

El formato impreso, aunque me encante, ha de desaparecer. Estamos en un momento en el que prima la actualidad. Siempre he apostado por el análisis de la noticia, nuestro punto fuerte como periodistas. Los diarios han de conjugar ambas. Algo que tiene un día de antigüedad, como mínimo, se ha quedado más que obsoleto. Además, lo digital permite personalizar (luego volveremos a ello) y ofrecer una serie de complementos, como vídeo y audio, que no tiene, por sus propias características, la versión en papel, a menos que empiecen a meter códigos QR, siguiendo el ejemplo de las revistas. Lo dejo ahí.

Una de las preocupaciones que he podido notar es la de cobrar o no por la información. Por supuesto, la idea de ellos que es que sí. Aquí voy a hacer una puntualización.

El acceso a la información, como derecho fundamental, debe ser libre y gratuito, ¿o solo pueden estar al día aquellos que puedan pagárselo? Ahora bien, cuando dicha información se elabora, hay un trabajo detrás que ha de remunerarse. Hasta el momento, la publicidad junto con un precio de adquisición mínimo, está permitiendo la supervivencia, cada vez peor, de los diarios. Sin embargo, es un modelo que debe cambiar.

pagar por la información

Es cierto que periódicos y revistas son los únicos medios que pagamos. Eso nos ha acostumbrado a pensar en el todo gratis. Y tampoco ha ayudado el que se faciliten en la web los mismos contenidos que fuera de ella y no abonar nada. La culpa principal no la tiene el gobierno sino los grupos editoriales.

El problema reside en, como decía, que el modelo está caduco. Por el momento, radios y televisiones están aguantando, aunque con grandes pérdidas, pero no así los diarios. Ante este hecho, existen tres posibilidades: apostar por la publicidad personalizada, financiarse a través de suscripciones o aportaciones de los propios lectores (“por primera vez en la historia, el editor del New York Times registrase en 2012 más ingresos por venta de sus publicaciones que por publicidad”), y un formato mixto. Como ya hemos analizado con anterioridad este punto, no voy a ahondar ahora en él.

En AEDE hablaban de hacer “contenidos ad hoc que encajen con las necesidades del anunciante”. A mi entender, creo que es un error de bulto porque perderán lectores. Los contenidos han de responder a los requerimientos del público y permitir la máxima personalización. Con este, “atrapado” por la calidad, la publicidad llegará y estará tan segmentada como lo exija el anunciante, algo que solo puede hacerse en el mundo digital.

Lo curioso es que ellos mismos lo estaban argumentando en la presentación al hablar del caso Starbucks y del precio de sus cafés. Decían que “una cosa tan estúpida como tomarse un café”, cuesta cinco euros y que si estabas en uno de los establecimientos, sobre todo, en EEUU, podían pasar diez minutos sin que ninguno de los clientes pidiese el café hecho de la misma forma que los anteriores. Este es el objetivo que se marcan: pagar “cinco euros por el periódico de hoy”. Señores de AEDE, Starbucks personaliza según lo que solicita el público, no el anunciante, y le piden opinión y nuevas ideas. ¿Y ustedes?

Hablando de contenidos de calidad, los adjetivos de credibilidad, rigurosidad y detalle no se pueden aplicar al periodismo actual, sea impreso o no. Te remito a otras entradas de Bloggy Mary donde reflexiono sobre ello. Prefiero tocar otro de los puntos que se destacan en el libro y que, como no, tiene mucho que ver con todo lo que hemos estado comentando aquí: ¿son los buscadores los culpables de que los diarios pierdan lectores o ayudan a que los tengan?

buscadores

Te voy a poner un ejemplo. Para documentarme hoy, he escrito en el buscador “Libro blanco de la prensa diaria 2014” y he entrado, además de en la página de la AEDE y entre otros, en las noticias publicadas por Europa Press, PR Noticias, El Mundo, El Confidencial (en dos informaciones), La Información, InfoBierzo y Todo eReaders. Como verás, son todos medios, algunos, como los dos últimos, hasta ahora desconocidos para mí. Creo que he contestado a la pregunta ¿verdad?

Finalizo hablando de la distribución de forma muy breve. Si la prensa escrita y las revistas tienen un futuro digital, ¿qué sentido tiene hablar de ello? Desaparecerá, al menos, como punto de venta de estos medios. Así pues, no existe razón para cambiar las leyes. Ni tampoco para que el gobierno “proteja” aún más a los grupos editoriales pues son empresas privadas, gestionadas de tal forma, donde el Ejecutivo ni entra, ni sale, ni debe hacerlo. Lo que sí tiene que asegurar es la existencia de unos medios de comunicación libres, algo en lo que es necesario trabajar mucho todavía, pero que mucho, mucho.

Pues ahora es tu turno. Cuéntame qué opinas de este informe y, por supuesto, si te gusta la entrada, aprovecha y compártela.

María Rubio