Archivo de la etiqueta: marca personal

La web como paso necesario para crear o reorientar tu Marca Personal

La semana pasada, estuve viendo contigo los primeros pasos para afianzar, reorientar o reestructurar una marca personal, la mía en concreto por si te podía servir de ayuda.

Tras hacer el DAFO, contrastarlo con amigos y responder a las preguntas que me había planteado, es el momento de dar un paso más. Es el momento de analizar lo que ha ocurrido estos años y de preparar mi web.

siguiente paso para crear marca personal

Para lo primero, estoy utilizando las herramientas de análisis que ofrecen las redes sociales. Twitter y Facebook lo ponen más fácil, porque tienen las suyas propias y son lo suficientemente buenas para ayudarme. LinkedIn es otra cuestión. Y, por supuesto, Google Analytics.

Ahora mismo, estoy inmersa en dichas analíticas y, en la próxima entrega, te contaré exactamente qué herramientas estoy utilizando.

Pero, en este artículo, quiero centrarme más en cómo es el proceso para crear tu propia página web. Como no soy webmaster ni tampoco quiero perder a los pocos seguidores que estáis ahí en la transición, he preferido que me la haga un especialista.

Tras pedir presupuestos y ver alternativas, me he decidido por aceptar el de Nuria Parrondo (marketingneando), que, además de una excelente profesional, es amiga y sé lo bien que trabaja. A lo que hay que añadir que es muy buena en SEO (Search Engine Optimization o posicionamiento en buscadores). Todo a su favor.

Antes de nada, para poder explicar algo, hay que saber qué quieres, tener unas líneas claras de cómo deseas que sea tu escaparate al mundo digital, es decir, en términos de comunicación y marketing, tener un briefing, al menos, en tu cabeza, aunque mejor si está escrito. Es más, si eres una empresa, debe ser así e incluir los objetivos que persigues.

redactar un briefing

Como no es mi caso y estamos hablando de marca personal, te cuento, en concreto, qué he puesto en él.

Teniendo muy claras mis metas, cómo quiero escalar la web y sabiendo cuáles son mis fortalezas y las oportunidades del mercado (de ahí la importancia de los pasos que he dado antes), he decidido las secciones y subsecciones, qué contenidos deberían tener, incluyendo gráficos, fotografías, infografías y vídeos, y cuáles son mis palabras clave, aquellas que quiero resaltar por SEO.

Le pedí, asimismo, ventanas emergentes no intrusivas para que los lectores de mi blog puedan apuntarse a las actualizaciones que se mandarán a través de una plataforma de correo, en este caso, Mailchip. Pensé en ello también de cara a poder enviar otro tipo de mensajes, en un futuro, que pudieran ser de tu interés (eso, siempre).

He añadido, además, mis colores corporativos, turquesa y naranja. Pero no basta con enumerarlos, es importante poner el valor RGB para unificar criterios.

También tengo un nuevo logo, que he creado yo pero que he testado porque, evidentemente, no soy diseñadora. Ante la respuesta positiva que he recibido, por el momento, he optado por él. En el caso de que no tengas, sería aconsejable que o bien te lo hicieras tú si sabes algo sobre el tema, o bien se lo encargues a un profesional. Al fin y al cabo, va a ser tu imagen, ¿verdad? Te lo pongo para que tú también me des tu opinión:

logo mrmcomunicacion

Asimismo, he hecho un vídeo presentación de mis servicios. Con esto, te digo lo mismo que con el logo: ante la duda, recurre a un especialista. La semana que viene (recuérdamelo si se me olvida) es posible que lo suba para que me cuentes qué te parece.

Por supuesto, en el informe puedes añadir mucho más. Todo lo que consideres que debe conocer el webmaster. En mi caso y en principio, con lo dicho, puede trabajar sin problemas.

Junto con ello, la plataforma y el alojamiento web son muy importantes porque te añaden o te quitan posibilidades.

Respecto a la primera, me he decantado, bien asesorada por Nuria, por la plataforma WordPress.org y una de las plantillas del tema Avada que, por lo que he podido leer en blogs y comentarios, es bastante bueno y muy versátil.

Y en el alojamiento, donde quieres que vaya tu web, debes decidir cuál es el plan que mejor se adapta a ti, según tus requerimientos, es decir, si vas a vender o impartir cursos, si tienes pensado incluir ebooks u otros documentos descargables, si…

Otro punto importante es el dominio. Sea para ti o para tu empresa, junto con el logo, es uno de los aspectos más importantes para tu marca. Puede que no esté libre el que te gustaría, pero seguro que encuentras el más adecuado.

En mi caso, aunque te parezca mentira dadas las circunstancias, hace años que tengo siete dominios, que voy renovando: mariarubiom.es, mariarubiom.com, mariarubiomorales.es, mariarubiomorales.com, mrmcomunicacion.es, mrmcomunicacion.com y bloggymary.es (el .com está cogido).

Como es lógico, solo tendré activo uno y el resto se redigirán a él. En concreto, por tema SEO (gracias otra vez, Nuria), me he decidido por mrmcomunicacion.es, porque incluye, junto con mis iniciales, la palabra clave Comunicación, que es un punto muy interesante a tener en cuenta también, y una vez más, en cuanto a «optimización» en buscadores.

Como te decía, son muchas cosas que están yendo en paralelo pero que deben confluir en crearme una marca personal tan fuerte como deseo, poquito a poco y con cuidado, que el terreno es resbaladizo.

avanzar con cuidado

Qué me espera para la próxima semana. Además de terminar la parte analítica, empezaré a decidir cuál es mi cliente ideal, lo que en términos de comunicación y marketing es un buyer persona. Ya te iré contando.

Mientras tanto y como siempre, gracias por comentar y por compartir 😉

María Rubio

Anuncios

Cómo empezar a crear o revisar tu Marca Personal

¡Feliz 2019!, aunque llegue un poco tarde…

Este va a ser un año de cambios. Al menos para el blog que ahora estás leyendo y también para la que escribe.

Durante las próximas semanas, te iré comentando los pasos que doy para reconstruir, reafirmar o redirigir, como quieras llamarlo, mi marca personal, con la esperanza de que te sirvan a ti para hacer lo propio si así lo consideras. Te cuento más en el siguiente vídeo:

Como el movimiento se demuestra andando, empiezo por los pasos que he dado en esta semana.

Si sigues Bloggy Mary, sabrás que todos los años me hago un DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). En esta ocasión, he ido más allá de lo profesional y he añadido mis debilidades y fortalezas personales.

Qué me aporta el haberlo hecho así. Me ayuda a centrarme en aquellas características de mí misma que se consideran, en el ámbito laboral, como habilidades blandas y que, en realidad, son las que van a marcar la diferencia. También me invita a corregir aquellas otras que pueden jugar en mi contra.

He tardado un par de días en quedarme satisfecha con el resultado.

Primero, de forma desordenada, aunque cada cual en su ámbito, fui escribiendo cada una de las partes del DAFO según se me ocurrían. Luego, agrupé aquellas que significaban lo mismo. Por último, esperé veinticuatro horas para repasar lo que había plasmado, añadiendo o quitando aquello que era erróneo, y completando todo el panel.

habilidades profesionales y personales

Lo siguiente será (espero que este fin de semana) preguntarle a una amiga que me conozca en lo personal y a otra que me conozca en lo profesional, que lean lo escrito y me den sus impresiones. Así tendré una visión clara de mi situación actual.

Una vez finalizado este proceso, tengo un cuestionario que recogí del blog de David Cantone y que me pareció de lo más apropiado para ver si es necesario reorientar mi carrera, está bien como está o en qué aspectos debo mejorar.

Alguna de ellas es difícil. Sin embargo, es necesario que sea muy sincera conmigo misma. Estoy ahora mismo en la mitad, más o menos, de responderlas todas. Te las pongo a continuación por si te da por contestarlas a ti también y me explicas qué tal te ha ido:

  1. Si pudiera volver a nacer, qué profesión elegiría.

  2. Qué actividad estaría dispuesta a hacer sin cobrar a cambio.

  3. Haciendo qué actividad me siento feliz.

  4. Qué capacidades tengo.

  5. Qué destrezas o talentos tengo que me diferencian de la mayoría.

  6. Qué cosas hago mejor y más rápido.

  7. ¿Hago lo que hago porque me gusta de verdad o por ganarme el reconocimiento ajeno?

  8. ¿Lo quiero porque me gusta o porque está bien visto por la sociedad?

  9. Cuál es mi definición de una vida de éxito.

  10. ¿Y de una vida feliz?

En principio, si has hecho bien el DAFO, te resultará más sencillo hacer el ejercicio pero no necesariamente. Lo que te obliga es a ahondar más aún en lo que has escrito en la tabla. Toda una reflexión que es interesante realizar.

La próxima semana te iré contando cuáles serán mis siguientes pasos.

Qué te ha parecido por el momento. ¿Te ayuda a ti también? Espero tus comentarios aquí y/o en las redes sociales. Gracias también por compartir si te ha resultado de utilidad.

María Rubio

El ayer y el hoy de los manuales de estilo en Periodismo

La principal herramienta de un periodista es el lenguaje, sea escrito, hablado o visual. En realidad, es la de todos nosotros porque sin él no existiría la Comunicación. Es por ello que la corrección y el conocimiento de las normas que lo regulan se hace tan necesario.

Te pongo un ejemplo que se me quedó grabado de mi libro de lenguaje de segundo de bachillerato. No es lo mismo decir: “Señor, muerto está, tarde llegamos”, que “Señor muerto esta tarde llegamos”. Los signos de puntuación y los acentos tienen tanta importancia que pueden cambiar por completo el sentido de una frase.

Fuera de los medios y de los profesionales de la información, pocas personas saben que existen, en las redacciones, manuales de estilo y, en las más destacadas, también hay correctores, personas que se ocupan de supervisar que lo que sale, está bien escrito.

Hace unas semanas se celebró, en San Millán de la Cogolla, el X Seminario Internacional de Lengua y Periodismo. En esta ocasión, los representantes de ambas profesiones, que tan unidas están, debatieron sobre los “Manuales de estilo en la era de la marca personal”. Leyendo sobre ello, me recordó que dispongo de dos pequeñas joyitas en mi biblioteca, al menos para mí: un ejemplar de 1989 del “Manual de español urgente” (MEU), de la agencia EFE; y otro de la décima edición (1994) del “Libro de estilo” de El País.

Manuales de estilo de la Agencia EFE y de El País

Al escribir el artículo de Bloggy Mary que ahora tienes ante tus ojos, los he recuperado y repasado por encima. Del MEU me han llamado la atención, sobre todo, dos aspectos.

El primero es sobre la comisión asesora de estilo, que está compuesta mayoritariamente, al menos entonces, por académicos de la Real Academia Española (RAE), que se reunían todos los lunes y “dictaminan sobre lo más adecuado para escribir hoy con precisión, eficacia y respeto a las normas comunes que aseguran la intelegibilidad de unos mensajes periodísticos dirigidos a una comunidad internacional de más de 300 millones unidos por la misma lengua”.

El segundo se refiere a los nombres tan espectaculares que estaban entonces en dicha comisión asesora y a los que solo me queda añadir el “Don” delante: D. Manuel Alvar, D. Fernando Lázaro Carreter, D. Valentín García Yebra, D. Luis Rosales, D. José Antonio León Rey (Academia Colombiana) y D. José Luis Martínez Albertos, cuyos manuales creo que hemos estudiado todos los periodistas en la carrera.

Para que te hagas una idea de los contenidos del MEC, este es el índice:

índice Manual del español urgente - Agencia EFE 1989

Del manual de El País, destaco, en la introducción, algo de lo que se trató en San Millán: “…las normas que en él figuran son de obligado cumplimiento para todos los redactores (…), con la recomendación estricta a los colaboradores de que procuren atenerse a las mismas. El acatamiento de estas normas no acabará con los errores que todos los días se cometen en las páginas de nuestro periódico, pero ayudará a mitigarlos y, desde luego, a concretarlos, lo que evitará su multiplicación”. También te dejo el índice para que te hagas idea de los contenidos:

índice Libro de estilo de El País 1994

Si te das cuenta, ambos manuales hacen hincapié en la necesidad de escribir bien por dos motivos: para ser entendidos, y para preservar la reputación y la imagen del medio. Es algo que tanto entonces como ahora se hace imprescindible, también en los blogs. Pero, por supuesto, las nuevas tecnologías tienen su incidencia, en especial, en lo que respecta a la rapidez que ahora se exige. Como decía Mar Abad, de la revista Yorokobu, no podemos esperar años, a que se edite un nuevo manual, para resolver nuestras dudas.

Por ello, la labor que realiza la Fundación del Español Urgente (Fundéu), entidad promovida por BBVA y la agencia EFE, es tan importante. Creo recordar que ya te he hablado de ellos en alguna ocasión. A través de Twitter, les puedes hacer consultas que te responden con bastante celeridad.

También por esa razón, porque la ausencia de correctores o el adelgazamiento de las plantillas están ocasionando que se cometan cada vez más errores en los medios, y porque ahora cualquiera de nosotros tiene la posibilidad de escribir a un público a través de los blogs, se firmó un acuerdo entre Fundéu y la Unión de Correctores (UniCo). El objetivo es crear una plataforma que “permita a cualquiera que escriba contactar de forma sencilla y rápida con un profesional de la corrección.

Y a fe mía que son necesarios, empezando por mí misma, a quien, por suerte, hace poco corrigieron una tremenda falta ortográfica en uno de los artículos de Bloggy Mary. Como decía la presidenta de UniCo, es cierto que nosotros somos nuestros peores correctores porque, al repasar, leemos lo que creemos haber escrito y no lo que hemos puesto en realidad.

Te recomiendo encarecidamente que te leas tanto la conferencia inaugural de Héctor Abad Faciolince, escritor y periodista colombiano, que es una auténtica delicia; como las noticias que aparecen publicadas en la web del seminario; y que te veas los vídeos, para, de verdad, estar al día sobre lo que se cuece en el mundo de la Lingüística y del Periodismo.

Pero ahora vayamos con las conclusiones del seminario:

  • Norma y estilo no se oponen, se complementan. Me encanta la frase de Marina Ferrer, directora de UniCo: “La norma permite que nos entendamos; el estilo, que nos diferenciemos”. No existe el uno sin el otro. Me recuerda, por ejemplo y yendo al ámbito de la pintura, que Picasso, de joven, realizó unos cuadros realistas espectaculares porque conocía la base y, sobre ella, revolucionó el arte. Es preciso conocer la norma y luego cada cual podrá adoptar su propio estilo, su marca personal, ahora que está tan de moda.

  • Los libros de estilo siguen teniendo sentido. Totalmente de acuerdo pero unido, justo, a la siguiente conclusión: no pueden estar en un altar, y a la quinta: libros y manuales de estilo deben adaptarse a los nuevos tiempos. El lenguaje, al igual que la sociedad, está evolucionando con gran rapidez. Se están inventando palabras de forma constante para dar nombre a nuevas realidades y no podemos estar esperando a que confirmen su corrección antes de usarlas. Un ejemplo claro es el de Twitter, como cuenta Christian Delgado en este gran artículo. También están creándose programas que sugieren alternativas, y no solo de palabras, mientras escribes. Por eso, me gusta redactar los textos en un programa de edición antes de pasarlos a la web, de forma que se me escapen los menos errores posibles.

  • Los manuales de estilo deben ser útiles para el público… y añadiría que también accesibles, más allá de las redacciones, sobre todo en una época donde los blogs proliferan.

  • Eliminar o adelgazar los sistemas de edición y corrección de los medios compromete su calidad. Creo que no hacen falta comentarios.

  • Los correctores hacen mejores escritores y periodistas. Es lógico. Para enmendar un fallo, primero hay que ser consciente de que se comete, de ahí la necesidad de que la figura del corrector esté presente en los medios.

Y termino con una frase de Elena Hernández, del departamento de Español al Día de la RAE (no sabía que existiera) que creo que resumen muy bien el pasado y el presente de este tipo de publicaciones: “Más que libros de estilo, los medios deberían tener departamentos de estilo, unidades de intervención rápida que traten de atajar errores o malas prácticas. Es precisamente ese el tipo de controles que están desapareciendo en los medios” (todas las frases recogidas aquí, a menos que se diga lo contrario, están sacadas de este artículo de La Vanguardia).

¿Sabías de la existencia de los libros de estilo? ¿Crees que son necesarios? ¿En qué formato los harías? Los comentarios están abiertos. Gracias por opinar y por compartir.

María Rubio