Los crecientes obstáculos al ejercicio del Periodismo

Dos noticias relacionadas con el Periodismo saltaban a los medios en lo que llevamos de diciembre, ambas con unas connotaciones y consecuencias que se me antojan bastante negativas. La primera, que leí en el Programa de la Publicidad, tiene un título escalofriante, profesionalmente hablando: “Outbrain, plataforma de contenido, y ABC firman acuerdo de 18 meses para potenciar contenido de calidad”. La segunda, de TreceBits, tampoco se le queda a la zaga: “El 28% de las ofertas de empleo para periodistas no da ni para ser mileurista”.

Asombro sorpresa

Cuando vi la información sobre ABC, lo que me vino a la cabeza fue ¿para qué, entonces, tienen periodistas? Puedo entender que Outbrain elabore los textos más publicitarios pero es que también lo ofrecerá a las secciones del diario. O la noticia está mal enfocada o esto es un auténtico sinsentido.

Las declaraciones de los responsables de ambas empresas vienen a enredar más la madeja. Según la plataforma, los cuatrocientos periodistas y expertos del diario ya aportan contenido de calidad y lo que ellos harán será darles “mayor visibilidad”. Y para el medio, los lectores valoran el trabajo de los profesionales desde siempre. Entonces, reitero mi pregunta, ¿para qué?

Pueden existir dos posibilidades y solo una de ellas me convence. Por una parte, está la opción de que se indique a los periodistas qué informaciones son las más leídas por su público y se les oriente a “producir” noticias que vayan en sintonía con esos intereses, siempre dentro de la actualidad. Esto significaría sesgar y priorizar lo que se ofrece e incluso cómo se ofrece.

Bien pensado, la línea editorial de un medio ya cumple dicha función. Los consumidores lo eligen porque esta es afín a sus intereses y no a revés. Digamos que han dado la vuelta a la idea y es ahora el medio el que se adapta. Desde el punto de vista económico e incluso de marketing, puede tener justificación; desde el profesional, no se la encuentro, ¿y tú?

Adaptarse al entorno

El porqué sigo sin entender esta posibilidad es porque duplica funciones y puede influir en que se nos ofrezca solo las noticias que queremos ver y no las que debemos ver para estar de verdad informados. Una cosa es elaborar los textos incidiendo más en unos puntos que en otros o comentar la actualidad desde una perspectiva más liberal o más conservadora; y otra muy distinta es seleccionar qué se va a ofrecer y qué no, como parece que va a ocurrir.

La actualidad es la que es y si ha habido una huelga de los bomberos de Andalucía, ha de darse, tenga el medio un lector del PSOE o uno del PP. La interpretación que luego se pueda hacer y el colocarlo en primera página o en una interior par como un breve es otra historia. Espero que el acuerdo respete esta condición y no nos lleve a una supuesta personalización de las noticias que la única consecuencia que tendrá es la desinformación de los lectores.

La otra opción es que, al tiempo, en Outbrain se ocupen del contenido patrocinado, aquel que se elabora en exclusiva para las marcas y que parece información, aunque no lo sea. La idea me parece correcta porque separa la parte editorial del diario de la económica. En este caso, acepto barco.

La segunda noticia tampoco viene a alegrar el panorama precisamente. Ser periodista y trabajar en un medio significa tener dificultades para llegar a fin de mes. Soy consciente, desde que elegí esta profesión, que se trata de algo vocacional, mal retribuido y peor valorado, sobre todo en estos últimos tiempos. Pero, al menos, te podías mantener con un mínimo de decencia. Ahora o te pasas a la Comunicación, como he hecho yo y muchas otras personas que conozco, o te mueres de asco.

Bolsillos vacíos

En este mes, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) presentará el informe anual sobre la profesión periodística y veremos si se confirman los datos. Desde luego, si es así, estaremos ante una flagrante violación del principio de libertad de información porque el periodista ha de recibir un sueldo justo que le proteja de ceder ante las presiones, incluso de su propio medio… Sí, ya sé que sigo teniendo una visión muy romántica de la que ha sido y es mi vocación casi desde que nací, pero luego no nos quejemos de que la información que recibimos es bastante parcial.

Ahora pongamos en contexto ambas noticias. En un lado de la balanza, está la supervivencia, en el otro lado, que intentan suplantar empresas ajenas la labor del periodista en un medio. Añadimos las presiones, las redacciones menguantes, las dificultades crecientes y los obstáculos que ponen en el camino de la información veraz unos y otros, la situación económica de las empresas editoras, el intrusismo profesional, el mal llamado periodismo ciudadano,… y nos encontramos con un panorama desolador.

Es cierto que, desde que estudiaba y ejercía como periodista, se daban unas circunstancias muy parecidas de sueldos bajos y presiones varias. No obstante, la situación creo que se ha agravado hasta acabar siendo muy poco sostenible en el tiempo.

Hace unos días, una futura compañera de profesión, estudiante en una universidad andaluza, me hizo una entrevista sobre la Ley Mordaza a raíz del artículo que escribí en el blog. Me preguntaba qué podíamos hacer para contrarrestar tantas circunstancias negativas. La respuesta me salió automática: resistir e insistir.

Los periodistas tenemos que saber cuál es nuestra función en la sociedad, al igual que la conoce el médico, el maestro, el abogado o el arquitecto. Y dicha función es servir de nexo entre la actualidad y el público, que este conozca qué ocurre, a quién y dónde, cómo, cuándo y por qué. Y todo ello siendo imparcial, dando todas las versiones posibles del hecho, sin sesgos políticos ni económicos, sin coartarnos nosotros ni que nadie lo haga, llegando al fondo de la noticia.

Periodismo imparcial

En definitiva, resistirnos a las presiones propias y ajenas, e insistiendo en ejercer en libertad nuestra labor, pese a quien pese. Por supuesto, reivindicar nuestros derechos, como hace cualquier profesional. Creo que es el único camino para nuestra supervivencia.

Me ha salido, como has visto, toda una declaración de principios, aunque siempre intento no aleccionar a nadie (no soy quien). Ahora me gustaría saber qué opinas tú tanto de las dos noticias como del papel del periodista en la sociedad y cómo llevarlo a cabo en las actuales circunstancias.

Gracias por tus comentarios y por compartir este artículo si te ha gustado.

María Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s