6 Pasos para elaborar el Calendario de Contenidos de tu Blog Corporativo

Los medios de Comunicación tienen tres funciones principales: formar, informar y entretener. Depende del formato, de los objetivos y del público que hagan mayor hincapié e incluso que elijan una sobre las otras dos.

Los lectores de un blog buscan exactamente lo mismo: estar informados, aprender y / o divertirse. Y los contenidos que les ofrezcas han de ir en esa línea. En mis entradas de Bloggy Mary, según el tema del que trate, elijo informarte o compartir contigo mis conocimientos sobre las materias de las que trato y, además, busco que sea lo más ameno posible para que también te resulte fácil de leer. Lo de aburrir hasta a las ovejas está, como mínimo, pasado de moda.

Cómo hacer un calendario editorial o de contenidos

Sé que debería, pero mi blog no tiene un calendario editorial, aunque sí es cierto que llevo más o menos a rajatabla la temática general, que viene a ser hablar una semana sobre Comunicación, a la siguiente de Protocolo y la tercera de Periodismo, aunque siempre con matices. Ya sabes, en casa de herrero,…

Sin embargo, en las bitácoras de mis clientes, siempre existe un calendario de contenidos detrás, con temas, fechas, resúmenes, palabras clave y temática. El porqué es importante lo explica muy bien Virginia Jiménez (@ConectaSM) en este post. Más aún cuando también les llevo notas de prensa y acciones especiales. A continuación, te explico cuál es mi método para elaborarlo.

1. Conoce la empresa y a tus públicos.

Siempre es preferible hablar de algo en lo que eres especialista. Si trabajas en carpintería y te quieres posicionar para que te contraten, escribe sobre ello y no acerca del vuelo de las mariposas, a menos que tu blog sea personal, pero no estamos tratando sobre estos, sino de los corporativos.

Además, los contenidos deben estar en sintonía con los objetivos de tu empresa que, supuestamente, has debido establecer en una estrategia previa. Esto también te permitirá saber quién es tu cliente, a quién debes dirigirte. Siguiendo con el ejemplo anterior, puede ser una fábrica de muebles o una persona que necesite que le arregles los armarios de la cocina.

Establece bien quién o quiénes son y dirige tus contenidos hacia ellos. En el primer caso, puedes utilizar argot del sector, ser más técnico y escribir sobre las calidades de la madera; y en el otro, explicar trucos de bricolaje.

2. Establece los temas principales sobre los que vas a tratar.

Unos hablan de seis, otros de tres,… Elige los que necesites pero intenta que no sean demasiados para evitar la desorientación y el abarcar demasiado. Recuerda que tienes que posicionarte como especialista y que, aunque te encantaría ser un hombre o mujer del Renacimiento tipo Da Vinci, e incluso puedes serlo en tu vida privada, ese no es el objetivo de tu blog de empresa.

Por lo tanto, busca la especialización y si encuentras así un nicho de mercado donde sean pocos los blogueros que traten sobre tus temas y detectes que existe una cierta demanda, habrás dado en el clavo. Para conseguirlo,…

3. Analiza a tu competencia.

De nuevo, la necesidad de una estrategia previa es imprescindible porque, si la tienes, este punto debería estar completo. Mira qué temas trata, cuáles le están proporcionando mejores resultados por los comentarios y las veces que se ha compartido en redes.

Ahora piensa cómo puedes adaptarlos a tu especialización, a los temas que has elegido y a la misión, visión y valores de tu empresa. E incluso cambia la elección que hayas hecho en el punto anterior si ves que es necesario.

También elige el tono en el que vas a escribir. Diferénciate de ellos. Suele venir muy bien que te adaptes, si eres autónomo, a tu forma de ser. En el caso de una empresa, al de la propia marca. No escribe igual Adidas que Nike, por ponerte un ejemplo.

4. Haz una tormenta de ideas.

Coge papel, bolígrafo y, teniendo en cuenta todo lo anterior, ponte a escribir títulos para las entradas del blog.

Tormenta de ideas o brainstorming

Lo habitual es que establezcas una regularidad previa, es decir, cada cuánto vas a publicar. Cuando eres un autónomo o una microempresa, es evidente que el tiempo es un bien escaso. Puede ocurrir que solo escribas una vez en semana o que tengas las posibilidad de hacerlo en más ocasiones. No obstante, tómate este punto en serio porque sacar dos artículos una semana y olvidarte de ello durante dos meses dice muy poco de ti en el ámbito profesional. Debes mantenerlo actualizado, con la frecuencia que decidas.

Una vez hecho esto, coge el calendario. En mi caso, hago los planes a seis meses, por lo que, si publico una vez en semana, tengo que sacar veinticuatro títulos, más o menos, para los artículos.

Puede que necesites ayuda, en el caso de que tengas poca experiencia en estas lides. No es fácil “inventarse”, a voz de pronto, tantos post para el blog. Utiliza lo que ha escrito tu competencia y dale una vuelta, usa un buscador e introduce el tema a ver qué te sale, oriéntate por tu experiencia personal en el trato con el cliente, coge una palabra e introdúcela en Buzzsumo para ver qué artículos que la contengan se han compartido más en redes, ten en cuenta fechas señaladas (felicitaciones navideñas, vacaciones, eventos, etc.),… Son pequeños truquitos que te permitirán hacer el listado.

5. Desarrolla y calendariza.

Sí, establece una fecha de publicación para cada titular, con la hora más apropiada.

Coge un word y ponte a escribir. Debes desarrollar cada título. Es importante que indiques un resumen del contenido porque de aquí a que lo escribas pueden pasar semanas y es muy posible que no recuerdes de qué iba cuando se te ocurrió. También la fecha, la temática dentro de las que hayas establecido, lo que vas a necesitar para desarrollarlo, las palabras clave que ha de tener para que te localicen bien los buscadores y todo lo que consideres oportuno para definir a la perfección el artículo.

Asimismo, indica dónde y cómo los vas a compartir. Recuerda que lo que no se comunica, no existe y los seguidores no llegan por generación espontánea, deben saber de ti. Por lo tanto, añade la dirección de tu blog a todos los documentos, tarjetas, correos (en la firma), etc., de los que dispongas.

Tras ello, vete a un excel o a un planificador, y crea tu calendario, tal que así.

ejemplo de contenidos ya calendarizados

6. Sé flexible y mide.

El calendario editorial es una herramienta, muy necesaria, pero solo una herramienta. Eso significa que una de sus características debería ser la flexibilidad. No te obsesiones. Los títulos iniciales son orientativos y los definirás una vez escrito el artículo. Y la actualidad puede llevarte por otros derroteros.

Además, según vayas publicando, analiza los resultados de cada uno y observa las reacciones de tus lectores. Puede que debas replantearte algunos temas, según los resultados que obtengas.

Este es mi método a la hora de elaborar el calendario, cuál es el tuyo. Gracias por comentar y por compartir.

María Rubio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s