¿Es el Periodismo de Datos Periodismo de Investigación? Parte 2

La situación en España

La semana pasada, en Bloggy Mary, comentábamos un estudio de Google sobre el Periodismo de datos, estudio que me sirvió de base para hacerme una serie de preguntas que quedaron sin respuesta hasta hoy. Te las recuerdo:

  1. El documento del buscador analizaba cuatro países (Gran Bretaña, EEUU, Francia y Alemania), ¿tenemos algún informe similar referido a España?

  2. Durante el proceso de documentación, me encontré con tres “tipos” de periodismo: de datos, de precisión y de ordenador. ¿Son sinónimos o hay diferencias entre ellos?

  3. La respuesta al titular de ambos artículos, ¿el periodismo de datos es también de investigación o es una nueva clase de periodismo?

Respecto al primer punto, recurriendo precisamente a lo que podía encontrar con mi ordenador, me he topado con varios cursos, simposios y eventos de diferente índole que trataban sobre el tema. Sin embargo, estudio como tales, más bien pocos y que ya tienen su par de añitos largos. Con un mundo que evoluciona a semejante velocidad, puede que se hayan quedado algo atrasados. No obstante, como es lo que hay, es a lo que me ciño.

periodismo de datos en medios españoles

Al dar respuesta a la primera pregunta, comprobarás que las otras dos quedarán contestadas. Veámoslo.

Eva Ferreras Rodríguez, de la Universidad del País Vasco, realizó, lo que ella misma llamó “un estudio, exploratorio y descriptivo que debe ser entendido como “punto de partida para otras investigaciones posteriores”. Su título es “El Periodismo de Datos en España”.

Por otra parte, he podido localizar dos estudios de María Ángeles Chaparro Domínguez, de la Universidad de La Rioja. El primero, titulado “La evolución del periodismo de precisión: el blog de The Guardian sobre periodismo de datos”, me ha proporcionado una serie de claves de lo más interesantes que se han completado con el segundo, “Nuevas formas informativas: el periodismo de datos y su enseñanza en el contexto universitario”.

Estos tres documentos son los que me han servido para elaborar la segunda parte del artículo, más centrada en España.

Es evidente que el Periodismo de datos solo se basa en estos para construir las informaciones. Se trata de una novedad respecto a las fuentes orales que han servido para construir las historias que leemos desde que el principio de la profesión. Por lo tanto, se trata de una nueva forma de periodismo… o no tanto.

Flores y Cebrian, en 2012, lo definen como “un forma de periodismo de investigación que utiliza la informática para buscar, visualizar, combinar datos y proporcionar información de diferentes fuentes, públicas o privadas”. Es decir, estaríamos ante una novedosa modalidad dentro de lo que siempre hemos hecho: investigar.

Y ahora, atento/a a lo que es el periodismo de precisión. Surgió en EEUU, en 1959, gracias a un artículo de Philip Meyer, el fundador de esta tipología. Es una reacción al tradicional, más interpretativo y “literario”, que busca el acercamiento a disciplinas más científicas, como la sociología y la estadística. Se trata, pues de una mezcla entre el periodismo científico y el de investigación.

Por lo tanto, cuando hablamos de datos, estamos hablando de una evolución desde el periodismo de precisión que se ha producido gracias a la ingente cantidad de información que tenemos ahora y a los revolucionarios adelantos informáticos para buscarla, seleccionarla, procesarla, compararla y trasladarla al público de la mejor forma posible. Es la tecnología y el volumen de datos los que marcan la diferencia, pero también la forma de presentar la noticia por medio de infografías, mapas interactivos, etc.

Bien, qué está pasando en España. Pues que estamos en mantillas aún. Cada vez más medios, es cierto, están realizando que se basan en estadísticas u otras fuentes de análisis.

Periodismo de datos en España

Como veíamos en el artículo de la semana pasada, los medios españoles pueden disponer de equipos o de secciones específicos, y también que el desarrollo provenga de otro departamento, como el digital, el de web o el de infografías. Además, hay varios que colaboran con entidades externas. Entre ellas, estarían el Consorcio Internacional de Periodistas, que te sonarán por los famosos Papeles de Panamá, y la Fundación Civio, bastante nombrada en todos los textos que he revisado.

Hay varias razones que frenan una mayor implantación del periodismo de datos en España. Te sonarán porque son más o menos las mismas que ya veíamos, lo que nos sugiere que hemos evolucionado poco desde hace tres o cuatro años hasta ahora:

  • La falta de recursos económicos, a pesar de que muchas de las herramientas disponibles para el tratamiento son gratuitas (algunas están enumeradas en el segundo estudios de María Ángeles Chaparro, pág. 3).

  • La falta de rentabilidad. Son noticias que necesitan un cierto tiempo de elaboración y parece que todavía no hemos conseguido sacar el retorno que precisa, y más si tenemos en cuenta la crítica situación actual de los medios.

  • La falta de formación en las redacciones, aunque, por lo que he ido viendo, parece que es algo que, poco a poco, se está resolviendo. Tal vez falta el impulso final que venga desde las universidades, pero sabemos que es un proceso muuuuyyyyy leeeennntttooooooo.

  • La estructura jerarquizada en exceso de las redacciones. ¡Qué te voy a contar! Una transformación digital YA.

  • El escaso interés en reciclarse de los periodistas veteranos tampoco es que ayude mucho, la verdad.

  • La necesidad de contar con equipos multidisciplinares que no siempre son factibles cuando hablamos de medios más pequeños, aunque siempre pueden subcontratar por trabajos en vez de incorporarlos a la organización.

Ninguno de los estudios mencionados se hace eco, por motivos temporales, de la ley de transparencia que dictaminó el gobierno central y que permite, en principio (lee este artículo de Bloggy Mary al respecto), un mejor y mayor acceso a los datos de las administraciones, algo tan básico para el desarrollo de esta forma de periodismo. También hay un mayor número de ayuntamientos y autonomías que están poniendo en marcha políticas de open data en sus webs, pero hay muchísimo camino por recorrer.

mucho camino por recorrer en Periodismo de datos

Por último, indicarte que no he encontrado nada que diferencie el periodismo de ordenador de los otros dos, así que sí lo considero un sinónimo. Aunque históricamente exista una diferencia entre el de precisión y el de datos, hoy por hoy tampoco creo que se aplique en la realidad, es decir, que, a estas alturas, son lo mismo y se puede utilizar un nombre u otro. Si quieres ser más preciso, nunca mejor dicho, yo me decantaría por utilizar el término datos antes que los otros dos. Y, sea como sea, todos ellos son de Investigación, desde mi punto de vista, y suponen una importante opción de futuro (y de presente) para los profesionales.

Termino con una frase recogida de los estudios. Es de Charles Prestwich Scott, propietario de The Guardian en 1921: “Los comentarios son libres, pero los hechos son sagrados”.

¿Qué opinas sobre lo leído? ¿Ves interesante el Periodismo de Datos? ¿Crees que han mejorado las cosas en España y lo utilizan cada vez más y mejor los medios? Gracias por tus comentarios, aquí o en las redes, y por compartir el artículo si te ha gustado.

María Rubio

Anuncios

¿Es el Periodismo de Datos Periodismo de Investigación? Parte 1

Data Journalism in 2017

Google, de vez en cuando, nos sorprende (ya no tanto) con interesantes estudios. El que quiero compartir contigo esta semana es sobre Periodismo de Datos. El #MásAlláDeUnBuscador 😉 realiza una investigación conjunta con PolicyViz para ver cómo los utilizan los periodistas a la hora de redactar las noticias.

periodismo de datos

Creo que alguna vez he comentado el método que utilizo para los artículos de Bloggy Mary y también de mis clientes. Una vez elegido el tema, suelo hacer una búsqueda de términos en Google y ver hasta dónde me llevan. Incluso en informes cerrados como el anterior, prefiero estudiar otras posibles perspectivas antes de sentarme a redactar. Es así como consigo encontrar el punto de vista que me parece más adecuado.

En este caso, ha resultado más difícil de lo habitual. Llevo dándole vueltas varios días para ver qué enfoque quiero darle y no fue hasta ayer, después de algunas horas leyendo estudios, artículos y demás, cuando se me encendió la lucecita. De ahí que este post esté dividido en dos que responderán a los obstáculos que fui encontrando en este recorrido.

El primer escollo fue que el informe de Google se refería a EEUU, Alemania, Francia y Gran Bretaña, es decir, no estaba España. Aunque se pueda extrapolar en parte, me planteé la pregunta de si habría algún texto que me iluminase.

Y claro que sí; me topé con más secciones de medios, congresos, simposios, y eventos varios que con investigaciones, y estas eran (son) de hace tres o cuatro años. Con la velocidad con la que evoluciona el mundo actual, me parecían un tanto desfasadas… pero es lo que hay o, al menos, lo que he encontrado.

La segunda dificultad procedía de los términos. ¿Habría alguna diferencia entre periodismo de datos, de precisión o de ordenador?

La tercera me dio justo el enfoque que quería, ¿es el periodismo de datos periodismo de investigación o estamos ante otra modalidad de periodismo?

Si Google inició este texto, es lógico que empecemos por los datos que arroja y, en el próximo artículo, veamos si existe una correlación con lo que he encontrado en España. He aquí el informe completo en inglés:

El buscador plantea cinco barreras para la implantación de este tipo de periodismo en las redacciones:

  • El 53% de los encuestados piensa que depurar, analizar y procesar datos requiere de unas competencias especiales que suponen un aprendizaje más extenso y no algo que los periodistas pueden adquirir con facilidad. El porcentaje depende del medio: el 33% de los que trabajan en radio y televisión piensa que dispone de ellas frente al 60% de los que están en medios online o digitales. Las estructuras de las organizaciones limitan las oportunidades.

  • La presión del tiempo crea un cuello de botella en los procesos editoriales: el 49% de los encuestados tiene un día o menos para crear una historia basada en datos, el 44% una semana o más y el 8% restante no escribe este tipo de historias. La premura depende del tipo de historia (si es de investigación o para apoya una existente) y también del medio: menos tiempo, como es lógico, para las noticias más de actualidad.

  • Los periodistas son selectivos a la hora de utilizar un grupo de datos. Los oficiales suelen ser los más buscados por su credibilidad inicial pero no están siempre disponibles o si lo están, pueden tener formatos que dificulten su utilización. Estos son los elementos que se usan para determinar la credibilidad del conjunto de datos:

    • Los desgloses geográficos: cuanto más detallados, mejor;

    • la coherencia (consistencia) en la cobertura es señal de credibilidad;

    • el número de citas y por quién, a más artículos que utilicen los datos, mejor;

    • los formatos más difíciles de manipular;

    • filas y columnas detalladas;

    • detalles del autor como nombre e información de contacto, de gran ayuda para la verificación.

  • Las herramientas de visualización de datos no crecen al ritmo de la innovación. Como resultado, las redacciones crean las suyas propias: una quinta parte de los periodistas utilizan herramientas y software internos.software para datos

  • Para algunas redacciones, no queda claro el retorno de inversión respecto al gasto en tiempo y recursos que se emplean para la producción.

Los datos tienen tres posibles usos:

  • El tradicional, donde los periodistas los utilizan para enriquecer, verificar o ilustrar ideas de historias que ya existen, proveyendo de evidencias y puntos de vista.

  • Las que se basan en ellos para encontrar noticias ocultas. Suelen alargarse en el tiempo y requieren de habilidades más especializadas e incluso la combinación de varias (recogida, análisis y visualización) para entender completamente los datos y su impacto potencial.

  • Y las que los explican. Con el incremento de la disponibilidad de gran cantidad de datos, es frecuente que el público capte su relevancia y significado completo solo si está explicado y contextualizado por un experto. El periodista detecta la historia detrás de la historia.

En cuanto a los temas en los que más se utilizan los datos, son, por este orden, la política, las finanzas, la investigación y los deportes.

Por último, en sus conclusiones, el informe especifica qué estructuras utilizan las organizaciones para desarrollar el periodismo de datos. Así puede haber: grandes empresas con equipos establecidos, otras que tienen equipos pequeños o dispersos, están las enfocadas en los datos, los pequeños equipos en empresas de radio y televisión, y otros que están en organizaciones pequeñas pero flexibles. Además, se encuentran los redactores solitarios, que, por sí mismos, son el departamento de datos.

La semana próxima, veremos, si te apetece acompañarme, si los estudios que he encontrado sobre España son comparables o ni siquiera tenemos cifras fiables (nunca mejor dicho) sobre qué está pasando en nuestro país. Además, daré respuesta a la pregunta que me planteaba en el titular. Cuál crees que será.

Mientras, espero tus comentarios. Gracias por dejarlos, aquí y en las redes, y por compartir la entrada si te ha gustado

María Rubio

Claves para que la Música marque la diferencia en tu Evento

Qué es para ti la música. De qué tipo de gusta. Cuando escuchas una de tus canciones favoritas, qué sientes, qué te hace sentir. Piensa un segundo en las preguntas precedentes e incluso, antes de contestar, escucha tu melodía, esa con la que te identificas, que mueve todo dentro de ti. ¿Ya lo tienes?

Claves para que la música marque la diferencia en tu evento

Fíjate: puede entristecerte, alegrarte, llenarte de energía, hacerte llorar, ponerte la carne de gallina; puede hacer que tu corazón lata a mayor velocidad, conseguir que bailes a solas o en compañía. Te acerca a los que quieres, te trae recuerdos mejores o peores, incluso tiene capacidad terapéutica,…

Ahora dime, si los eventos son experiencias, ¿debería la música estar presente en la mayoría de ellos (ojo, no en todos)?

Es evidente, por supuesto que sí.

Hace un par de años, en esta entrada de Bloggy Mary, reflexionábamos sobre cómo las empresas deberían identificarse con un color, un olor y un sonido a la hora de comunicar. Hoy, en cambio, me voy a centrar en la música más allá de la marca, que, como es normal, debería tenerla presente en los eventos corporativos.

Pero fuera de ella, de la propia de la organización, dotar a un acto de varios tipos de música o de una sola, funciona muy bien. Y lo hace por varias razones:

  • Sirve para separar las diferentes partes del evento o para permanecer en segundo plano para generar ambiente.

  • Anima a participar o a escuchar, según.

  • Ayuda a que el evento permanezca más tiempo en la mente de los que han asistido.

  • Como hemos visto, provoca emociones.

A la hora de elegirla, no vale cualquier capricho de la persona que decide sobre ella. Al igual que ocurre en cualquier otro de los elementos que configuran un evento, es preciso una estrategia que debe responder a varias preguntas, a saber:

  • ¿Necesitas o no tener música? Es lo primero que debes decidir. Una junta de accionistas puede requerir que, mientras empieza, pongas la melodía corporativa pero que luego no necesites nada más. Y, por eso mismo,…

  • Qué tipo de acto estás organizando. No es igual una fiesta de empresa, que una boda, un congreso o una conmemoración institucional.

  • A quién va dirigido. El público asistente siempre debe estar en tu cabeza. Recuerda que hay que ofrecerle experiencias inolvidables. Ten presente su edad, el perfil perfil personal o/y profesional que tiene, etc.

  • Cómo y para qué la vas a utilizar, ¿para fomentar la participación? ¿Para separar las diferentes partes del acto? ¿Para que exista cierto recogimiento? ¿Qué sensaciones quieres provocar? ¿Qué finalidad persigues con ella?

  • De qué recursos dispongo en el lugar de celebración. Si es pequeño, meter a un grupo puede ser una pésima opción. También has de mirar las capacidades técnicas de que dispones o tienes posibilidad de disponer. Hay ocasiones en que el local te impone ya una determinada decisión.

  • ¿Música en directo o grabada? La primera siempre ofrece una mejor experiencia y recuerdo entre los asistentes, pero dependerá del presupuesto que tengas, y de si es necesaria o no y hasta qué punto. En el ejemplo de la primera pregunta, en realidad, es absurdo contratar a un grupo… o no, depende de tus objetivos, como siempre.

En este último punto, si te decides por el directo, deberías pensar si es mejor un DJ o un grupo. El primero siempre ofrece una mayor flexibilidad, es más informal y, por lo general, supone un menor desembolso. El segundo, en cambio, genera un mayor impacto. Es decir, cada elección tiene sus pros y sus contras, que habrás de sopesar.

notas de música - partitura

Una vez que tienes claras las respuestas, toca elegir el repertorio más apropiado. Existen, y lo sabes bien, muchos tipos de música pero, para que te hagas una idea, esta es la relación entre los más importantes y el evento que quieras organizar:

  • Clásica: es más formal y tranquila. Muy apropiada para poner en el inicio y en el final.

  • Jazz: sirve para dar ambiente a un networking, por ejemplo. Genera una atmósfera elegante y sofisticada.

  • Blues y swing: para actos en los que necesites que sean más dinámicos y “frescos”.

  • Electrónica: es perfecta cuando quieres romper, ser más innovador y moderno.

  • Bandas sonoras: si son épicas, acompañan a una recogida de premios, a una entrega de medallas, etc.; cuando son más suaves, pueden estar de ambiente durante la comida de una boda, etc. Juega con ellas.

  • Baile y comercial: pues eso, fomentar que los asistentes salgan a la pista y lo den todo, como si no hubiera un mañana.

También tienes pop, rock, new age, folk, etc. Se trata de jugar con aquellas que mejor experiencia ofrezcan al público según todos lo que hemos visto.

Por último, has de tener presente el tipo de evento. Así, en uno de carácter social, la música debe estar en segundo plano y, por lo tanto, con un volumen tirando a bajo y ritmos tranquilos. Para los empresariales, sirve para completar el ritmo. Mientras que para los institucionales, dependerá del carácter de estos; la temática es la que dicta el repertorio.

Recuerda que en los detalles está la diferencia, que muchas veces menos es más y que sería una pena pensar, al final de un evento que hayas organizado, ¡qué bien hubiera venido aquí meter un poco de música!

¿Te animas a responder a las preguntas que te he ido haciendo a lo largo del artículo? Gracias por tus comentarios, aquí y en las redes, y por compartir la entrada si te ha gustado.

María Rubio